ADEN Madrid contó el pasado junio con la presencia de Alfonso Prat Gay, ex Presidente del Banco Central Argentino. El Ministro, repasó la historia del populismo en América Latina desde sus orígenes caudillistas, con especial hincapié en el caso argentino, y expresó las dificultades que las diversas formas de gobierno populista de la región han tenido para asumir procesos de desarrollo generadores de riqueza. Destacó el economista que América Latina ha sido pródiga en populismos y en grandes ventajas externas que muy pocos países de la región han sabido aprovechar.

En términos económicos, señaló Prat Gay, lo que describe a los populismos en América Latina es el consumo inmediato y la distribución de la riqueza por encima del crecimiento. El populismo redistribuye la riqueza pero no la repone, con el agravante de que dicha redistribución no atiende a criterios racionales ya que, de hecho, también se subsidia el consumo de las clases más pudientes. La experiencia ha demostrado que en épocas de bonanza económica el populismo no ha sabido utilizar los recursos procedentes de la exportación de productos primarios para producir nuevas riquezas lo que lleva al país a situaciones deficitarias que conllevan añoranza de los tiempos del populismo que erróneamente se asocian con periodos de bonanza.

Además participaron personalidades del mundo académico y empresarial Iberoamericano, entre ellos, Carlos Malamud, Investigador principal de América Latina del Real Instituto Elcano, y Catedrático de Historia de América Latina en la UNED; Juan Urquiola, Director of Public Affairs del BBVA o Pablo Kleinman, primer candidato judío hispano al Congreso en la historia de los Estados Unidos, entre los que se abrió un  interesante debate tras la exposición de Alfonso Prat Gay.