“La mayor parte de los departamentos de informática, no logran entender plenamente las necesidades de sus áreas de negocios. Si no hay deseo de abordar esta brecha, ya sea debido a la falta de comunicación o la falta de comprensión, podría contribuir al bajo rendimiento de una empresa”.

Muchas empresas en la actualidad, padecen la falta de entendimiento que tienen las áreas del negocio con sus departamentos de Informática al comunicar los objetivos de la organización. Situación que, en definitiva, termina obstaculizando los caminos para alcanzar el éxito. Un escenario que no solo se manifiesta en empresas del sector privado, también afecta al sector público.

Informes revelan que el problema no es menor, debido a que el 60% de las áreas de TI no comprenden plenamente las necesidades de las organizaciones. Ya sean áreas de TI propias, mixtas o totalmente tercerizadas.

Los departamentos de TI son esenciales e imprescindibles en el funcionamiento general de las empresas. Hoy es casi imposible pensar en un aspecto de nuestra vida que no esté influenciado o impactado por la tecnología. Empresas de todos los sectores, aún de los más conservadores, están repensando sus estrategias digitales buscando nuevas formas de operar que impulsen su crecimiento basado en el compromiso con sus clientes.

Es muy importante que se aborde el tema porque, ya sea por falta de comunicación o por falta de comprensión el conflicto puede contribuir al bajo rendimiento general de una empresa.

En gran parte, el problema se manifiesta porque las áreas de TI no pueden seguir el ritmo cada vez más acelerado de cambios que impone la evolución tecnológica y de los cambios asociados que solicitan los usuarios del negocio que, además, muchas veces no son capaces de especificar sus necesidades de información de manera adecuada y en el momento oportuno.

Como consecuencia, los departamentos de TI no son plenamente conscientes de las necesidades reales de las empresas en general y, por otro lado, las áreas de negocio no tienen una clara comprensión de la función del departamento de TI y no alcanzan a comprender el enorme potencial que tienen para ayudarlos a mejorar sus procesos de negocio.

Aunque todos conscientemente pugnen por mejorar la empresa, se manifiestan dos visiones distintas de la misma realidad. Por un lado, el equipo de IT que debe mantener la continuidad del procesamiento y los sistemas en un entorno que ellos quieren lo más previsible posible y, por el otro, las áreas de negocio que deben responder a los cambios que impone el ritmo acelerado de la transformación digital para ofrecer una ventaja competitiva y diferenciadora en sus estrategias de mercado.

Aquellos líderes de TI que no están dando prioridad al desarrollo de un entendimiento entre sus áreas y el negocio están dañando sus propias perspectivas de carrera y las perspectivas de su negocio.

Es un inconveniente que existe desde siempre, algunas organizaciones lo han resuelto mejor que otras, aunque sin dudas, con el abordaje y la metodología adecuada la situación tiene solución.

Con el fin de cerrar la brecha es necesario que todas las áreas participen y colaboren.

La comunicación fluida, con espíritu colaborativo, entre los Directores de todas las áreas es fundamental para el diseño de una estrategia digital exitosa.

Para empezar, la base de todo es contar con sistemas de gestión eficientes y fáciles de usar que proporcionen los datos e información que el negocio necesita para funcionar con rapidez y precisión, para que se tengan las herramientas que posibiliten la adaptación rápida a los mercados tan cambiantes y los desafíos que presenta la economía actual.

Es importante contar con los conocimientos y talentos adecuados, dentro y fuera del departamento de TI, para que puedan ayudar con la maduración de la cultura digital en la empresa, teniendo muy en cuenta, que las habilidades sociales y valores personales son tan importantes como las capacidades técnicas.

La comunicación siempre juega un papel fundamental. Manteniendo un diálogo claro y abierto con el negocio, no sólo ayudará al departamento de TI a entender donde se encuentran exactamente las prioridades de la empresa, también ayudará a colocar las expectativas de los empleados en su lugar.

Muchas veces cambiar requiere inversiones, es importante que trabajen juntos en determinar los beneficios asociados con la transformación digital y desarrollar un plan de comunicación en equipo para explicarle a la organización, porque se necesitan nuevos recursos con sus beneficios y costos asociados. De esta manera el negocio también será consiente del impacto económico que tendrán sus pedidos y se logrará un presupuesto TI con un adecuado balance entre los costos de mantenimiento de infraestructura, que normalmente se llevan la mayor parte, e iniciativas que permitan la transformación y el crecimiento.

Otro factor clave es que las áreas de IT no vayan solas. Se debe propiciar la conformación de equipos multidisciplinarios donde cada uno aporte lo mejor de sí para apalancar e impulsar los cambios.

Tampoco debe descartarse la asociación con un proveedor de servicios con la experiencia adecuada para permitir al departamento de TI centrarse en la entrega de servicios innovadores, en lugar de estar absorbidos por tareas rutinarias de mantenimiento de infraestructura y sistemas que requieren mucha atención.

Con el fin de apoyar mejor a la empresa, el equipo de TI debe poner más energía en las aplicaciones, la seguridad y el análisis de los datos que son la clave para el éxito del negocio, y menos en el día a día de la gestión técnica y mantenimiento de la infraestructura.

Por eso, trabajar con los terceros especialistas en la materia puede ayudar a reducir la carga de estas tareas liberando el departamento de TI para tareas de mayor valor agregado que contribuyan directamente con el corazón del negocio y el futuro de la empresa. Hoy existen muchas figuras de tercerización de servicios de infraestructura donde el proveedor asume toda a responsabilidad en el gerenciamiento de los activos informáticos evitando grandes inversiones de capital a las empresas.

Para que un negocio tenga éxito, es fundamental que todos los engranajes estén funcionando como una máquina perfectamente aceitada para que, finalmente, se puedan lograr los objetivos de la organización con un consenso unificado por todos los departamentos de la empresa y, a través de enfoques innovadores, contar con la información clave para el éxito de los negocios.

Alinear el enorme potencial de TI con el negocio puede abrir nuevas oportunidades, crear mejores prácticas de trabajo, y en última instancia, mejorar la capacidad competitiva de las empresas.

PUBLICACIÓN ORIGINAL http://bit.ly/2qs6ryS

Acerca del Autor

Autor
Fernando Castillejo

Diseño e implementación de estrategias tecnológicas

Ingeniero en Sistemas. Gerente Corporativo de Sistemas en IMPSA (Industrias Metalúrgicas Pescarmona S.A. Multilatina). Líder en el diseño e implementación de estrategias tecnológicas en proyectos en Argentina, Uruguay, Brasil, Venezuela, Colombia, Malasia y USA. Responsable de la implementación de un Plan Maestro para la renovación integral de IT, organizando un servicio compartido corporativo, desde Argentina, para todas las empresas de bienes de capital del grupo, con presencia en 6 países, en 3 idiomas, con atención 7×24. Esta organización fue la palanca de cambio para definir los procesos de negocio e implementar SAP en 54 sociedades, implementación de un Datacenter Central y una red global MPLS de servicios convergentes de audio, video y datos con sistemas multimedia de colaboración, logrando una importante reducción de costos y mejora de la eficiencia en las operaciones globales.