Nos hemos centrado en la creatividad como un proceso individual y hemos olvidado que necesitamos quizás de un equipo para obtener grandes resultados. (1)