fintech

Fintech: la nueva Banca Colaborativa del Siglo XXI

Las diversas transformaciones de los modelos de negocios como resultado de la cuarta revolución industrial están presentes en todas partes. Parte de esto es la economía colaborativa, término propuesto por Ray Algar para explicar el sistema en que se comparten e intercambian bienes y servicios a través de plataformas digitales (Fintech), sin la necesidad de ser el dueño de estos, lo que cambia las formas en que se construyen las relaciones productivas.

Como ejemplo de este esquema existen empresas en sectores muy diversos: Uber (transporte), Tinder (relaciones sociales), Mandao (encomiendas), Waze (posicionamiento geográfico), Netflix (entretenimiento) o Kickstarter (financiamiento).

Los servicios financieros no están exentos de estos procesos de cambio tecnológicos que, aunado a las distintas oportunidades de mejora de la Banca Tradicional -como la poca flexibilidad en cuanto a algunas condiciones de financiación, los tiempos de respuesta, la incertidumbre durante el proceso de una solicitud, la dificultad para ofrecer garantías por los interesados o la falta de historial crediticio-, dan paso a una forma de economía colaborativa que de manera rápida y sencilla responde a ese conjunto de necesidades, a través de la figura de los financial and technologies.

Mejor conocidas como fintech, estas empresas utilizan las nuevas tecnologías disponibles y desarrollan servicios financieros específicos con el fin de atender sectores del mercado generalmente desaprovechados a través de soluciones tecnológicas innovadoras y al alcance de cualquiera.

¿Cómo aprovechar estas herramientas disponibles?

Existen diversos modelos de negocio en el mercado de las fintech que pueden ser muy beneficiosos tanto para personas como para empresas, entre los cuales podemos destacar:

  • Crédito directo (direct lending): Modelo que consiste en posibilitar el acceso a recursos financieros con una mayor garantía y flexibilidad tanto en plazo como en condiciones que las comúnmente ofrecidas por las entidades financieras tradicionales. Este servicio se orienta a personas, pequeñas y medianas industrias.
  • Préstamos entre personas (Crowdlending): Esquema de financiamiento a través de la cual las empresas o personas pueden obtener financiación mediante préstamos de particulares y profesionales.
  • Financiación para compras online: Desarrollos tecnológicos que permiten integrarse a tiendas online para compras a crédito.
  • Plataforma de pago: Dispositivos que permiten efectuar cobros desde cualquier lugar y aprovechar la conexión a Internet del smartphone o tablet y gestionar desde un único punto cualquier pago que se produzca dentro de la empresa o el comercio, ya sea en efectivo, con tarjeta de crédito, pago móvil, pago online, gestión de códigos QR, tarjetas de fidelización de clientes, etc.
  • Herramientas de inversión: Aplicaciones orientadas a ofrecer la mejor información posible de los mercados financieros para facilitar la toma de decisiones al momento de invertir en acciones, mercados de futuro, etc.
  • Financiación en masa (Crowdfunding): Una de las formas de financiación más famosa e ideal para las empresas o personas que tienen una idea original y no tienen acceso a la financiación necesaria para llevarlas a cabo.

Las fintech en Latinoamérica

Por toda la región hay una variedad de casos exitosos, entre los cuales podemos destacar la empresa argentina Afluenta, cuya idea principal es “el financiamiento entre personas, con la misión de promover una cultura financiera simple, segura y transparente”; la iniciativa colombiana llamada Alegra, que provee un aplicación web para la administración de microempresas; la aplicación chilena Blinking, que ofrece una web para PyMEs que les permite construir su flujo de caja de forma automática mediante facturas electrónicas; e InnovaFunding, un desarrollo peruano que funciona como un marketplace que conecta a inversionistas con PyMEs y facilita el acceso a financiación.

Las fintech han llegado para satisfacer un mercado ávido de propuestas de valor con alta diferenciación y a complementar la Banca tradicional a través de modelos colaborativos de innovación y servicios.

Artículos relacionados