Transitamos una época de mercados globales en crisis, fusiones y reconversiones, mercados cambiantes y turbulentos que obligan a aplicar criterios gerenciales de anticipación bajo las leyes de la competitividad y efectividad.

Los mercados internacionales abren grandes oportunidades de negocio; participar en estos mercados desde cualquier óptica o bajo cualquier tipo de implantación supone la creación de riqueza de manera directa a partir de nuevas ventas, nuevos proyectos y nuevos contactos conseguidos.

La internacionalización constituye uno de los retos inmediatos que las empresas  latinoamericanas deben afrontar.

Dicho reto comporta la necesidad de entender y resolver múltiples problemas relacionados con el funcionamiento de la Economía Internacional. La búsqueda de información para la investigación de mercados exteriores; el diseño de estrategias de penetración de dichos mercados;  y la aplicación de técnicas actuales de marketing.

Gestionar empresas en contextos geográficos, lingüísticos, jurídicos y culturales diferentes implica una gran complejidad y muestra importantes barreras que dificultan el proceso de acercamiento al entorno internacional. Todo ello exige una preparación específica, rigurosa y completa por parte de los profesionales llamados a trabajar en este contexto.

En este escenario, el profesional que asuma la responsabilidad de prospectar los mercados externos, los internos y regionales influidos por las corrientes de la globalización comercial deberán ameritar  fortalezas fundacionales como son: una profunda capacidad de análisis sistémico, un definido inteligente y sistemático pensamiento estratégico y una decisión permanente para la acción innovador.

 

Mercados Ampliados

Actualmente tanto la creación de bloques económicos como la progresiva liberalización de los mercados, constituyen las tendencias más relevantes en el ámbito del comercio internacional. Superando estadios anteriores las naciones ya no hablan sólo de bloques estratégicos sino que buscan acuerdos de asociación entre regiones, asociaciones estratégicas entre bloques y posiciones comunes en materias trascendentales para el devenir del comercio exterior.

El nuevo escenario de los negocios internacionales está favoreciendo a los países emergentes y en vías de desarrollo, ya que son los que pueden ofrecer condiciones óptimas para la implantación de empresas extranjeras en su territorio. Como consecuencia de todo ello, algunas de estas naciones están alcanzando cuotas de crecimiento económico impensables hace unas décadas a pesar de que, como contrapartida, estén encontrándose con problemas de desequilibrios debido en muchos casos a la ausencia de modelos de crecimiento racionales y a las notables carencias de su estructura económica.

La contracción del crecimiento económico mundial observado hasta la fecha habría sido mucho más severa de no ser por la pujanza de grandes mercados emergentes como los del llamado grupo de los BRICS, integrado por el Brasil, China, la Federación de Rusia, la India y Sudáfrica. En la actualidad, estos países y las economías emergentes en general representan el grueso del crecimiento del producto interno bruto (PBI) mundial y una porción significativa del comercio internacional. El protagonismo de los países BRICS también se aprecia en el ámbito financiero, puesto que desempeñan un papel cada vez más importante en la mantención de los equilibrios económicos globales.

Cobra cada vez más fuerza otro bloque emergente denominado TIMBI,S , integrado por Turquía , India, México , Brasil, y Sud África.

 

Desafíos de las Empresas Latinoamericanas

Las empresas que compiten en mercados exteriores están obligadas a mejorar su productividad y competitividad, como únicas vías para mejorar su posicionamiento estratégico internacional y obtener la máxima rentabilidad económica. Tomando como referencia este racionamiento se puede deducir que las organizaciones mercantiles buscan condiciones de explotación óptimas, motivo por el que existe una tendencia generalizada a la deslocalización de los procesos productivos y/o la búsqueda de centros de distribución estratégica en otros países.

En la actualidad la empresa latinoamericana debe pensar, analizar y actuar estratégica y globalmente para garantizar su subsistencia en un escenario comercial global en el que los mercados unifican criterios de consumo y se asiste a una reducción progresiva de las barreras de entrada, de los costes de producción y a un aumento considerable del nivel de competitividad.

¿Cómo competir? las exigencias del mercado y los conocimientos del consumidor son muy exigentes. El alto grado de competencia obliga a los empresarios a aportar un nuevo valor a los productos, siendo entonces cuando cobra verdadera importancia el capítulo de la investigación, el desarrollo, la innovación y el servicio post-venta.

En los países más desarrollados, las compañías están sometidas a una competencia intensa y creciente, que en muchos casos tiene incluso orígenes ilícitos o ilegales. Ante esta situación, sólo cabe actuar estratégicamente, aportando valor, diferenciándose e incidiendo de una forma especial en el desarrollo de los productos, la calidad, el desarrollo tecnológico y el servicio.

 

Si deseas entender la dinámica de las empresas a través de una visión integral, te invitamos a conocer nuestros MBA. Programas que te permitirán potenciar modelos de liderazgo personal con una perspectiva ética y social. Lograrás adquirir una visión global con un fuerte anclaje en los negocios regionales de América Latina, accediendo a un networking internacional que te permitirá crear tu mayor red de contactos profesionales.

 

Acerca del Autor

Gnazzo, Liliana

Especialista en Comercio Internacional

Doctorate of Business Administration (UAD, Panamá). MBA (U. Lleida, España). Posgrado de Comercialización Internacional (OEA). Licenciada en Comercio Internacional (U. Champagnat, Arg). Autora del libro “Gestión de los negocios internacionales”, Ed. Pearson.