8 actitudes que debes evitar cuando haces Networking

En la actualidad el Networking se ha convertido en una práctica efectiva no sólo para emprendedores, sino para aquellas personas que desean crear oportunidades de negocio, compartir ideas y generar proyectos innovadores. Sin embargo ¿cómo sacarle el máximo provecho? Evitando estas actitudes.

Es un hecho que el Networking es una herramienta para generar vínculos beneficiosos para nuestra marca, sin embargo, si no damos lo mejor de nosotros en los encuentros y utilizamos el espacio para “hacer catarsis” lo que comenzó como una oportunidad puede convertirse en una crisis.

Networking: ¿Qué actitudes debes evitar para lograr un encuentro exitoso?

1- Criticar continuamente a la empresa para la que trabajas o a algún miembro de tu equipo.

¿Para qué estás ahí? El objetivo principal de este espacio profesional es generar relaciones de reflexión productiva. Si te muestras disconforme incluso frente a personas que no conoces en profundidad, tu imagen personal caerá definitivamente.

2- Olvidar tus objetivos

Aunque encuentres ideas extraordinarias o personas sumamente interesantes, si olvidas las razones por las que decidiste comenzar tu red de contactos entonces nada de lo que hagas tendrá sentido. Siempre pon sobre la mesa tu objetivo, y aunque seguro la opinión de otras personas es de suma importancia y, hará que cambies algunas cosas, nunca pierdas tu objetivo de vista.

3- No aceptar consejos 

Este punto está íntimamente ligado con el punto 3. Si bien tienes que defender tu marca, proponer tus ideas y mantener firme tu objetivo. Si te dan una recomendación, debes agradecerla y mostrarte interesado al respecto. Es más, si puedes, demuestra con alguna acción concreta la puesta en práctica del consejo recibido.

4- Compartir experiencias o problemas personales.

Nadie llega a la cima solo. Comparte, interactua y crea relaciones de negocios que puedan ayudarte a alcanzar tus objetivos.

Aquí se plantea una disyuntiva. Algunos opinan que cuando hacemos Networking sólo tenemos que compartir aspectos relacionados a nuestra profesión, sin embargo, otros opinan que la posibilidad de generar vínculos con posibles socios es algo que puede jugar a favor. Lo que decidas estará bien, siempre y cuando no utilices el espacio como un momento terapéutico o seas alguien totalmente frío.

5- Ser impuntual

Si bien el Networking es una práctica más “relajada” que las reuniones que tenemos en nuestra oficina e incluso hay espacios de Coworking donde podemos encontrarnos con otros profesionales. Si acordamos un horario es importante respetarlo. Tomarnos en serio esta práctica hablará mucho de nuestra imagen profesional.

6- Centrar tu intervención en vender productos/servicios.

Aunque tu objetivo sea la de conseguir inversores para tu marca, es importante que no confundas este espacio con la “vidriera de tu tienda”. Comparte ideas, propuestas, comparte tu camino recorrido y ahí sí, cuando conozcan tu historia profesional entonces comienza a hablar sobre tus productos o servicios.

7- No invitar a nadie

A menos que hayan pautado una reunión cerrada, recuerda que la esencia del Networking es la interacción permanente de distintos profesionales. Mientras mayor diversidad, mayores las posibilidades de generar grandes ideas y proyectos. Esto no quiere decir que lleves a tus amigos, sino por el contrario que si conoces a algún trabajador o inversor que pueda resultar como un contacto útil para otras personas sería bueno que lo invites.

8- Evitar poner a prueba tus habilidades

Si bien cada persona posee diversas habilidades blandas desarrolladas, es importante que las pongas a prueba y te capacites para aumentar tu desarrollo personal. Es un hecho que las empresas están exigiendo que los profesionales no sólo tengan conocimientos técnicos, sino también humanos. Puedes aumentar tu potencial con el Programa Online en Habilidades Gerenciales.

Artículos relacionados