objetivos

Por qué deberías abandonar los objetivos fáciles

Un reciente estudio revela que los equipos perciben con más positividad y energía los objetivos de mejora, y reaccionan negativamente ante un objetivo de “Status quo” o mantenimiento de resultados. ¿Quieres saber por qué?

A menudo pensamos, si estamos proyectando el siguiente año, que nuestros objetivos tienen que tener un balance entre “status quo” o “sigamos así”, y las grandes metas ambiciosas. Siempre pensamos cuál debería ser: proponer aumentar las ventas un 20%, un 30%? o que el objetivo sea de mantenimiento?

En el paper titulado “Attainment versus maintenance goals: Perceived difficulty and impact on goal choice” encabezado por el científico Amitava Chattopadhyay, muestran algunos resultados de su investigación de campo sobre los objetivos y percepciones de los mismos.

En la investigación observaron que las personas perciben los objetivos más altos como más fáciles de alcanzar que los más bajos.

Para lograrlo separaron en 5 grupos a los participantes de Mechanical Turk (mercado de crowdsourcing de Amazon), y se les pidió que califiquen la dificultad o atractivo de los objetivos establecidos en varios niveles. Además preguntaron sobre los objetivos de “status quo” y los de “mejora”.

Para los “objetivos de mejora” se les presentó diferentes niveles de dificultad. Como era de esperarse percibieron que los objetivos de mejora más altos eran más difíciles de alcanzar que los objetivos más bajos. Pero sorprendentemente comparando los “objetivos de mejora” contra los de Status quo, calificaron más difícil de alcanzar los de Status quo que el objetivo de mejora de menor nivel.

Ahora te debes preguntar: ¿Pero cómo puede ser, si en definitiva dejar todo tal y como está es más fácil que el objetivo de mejora? Al dar las razones los participantes dijeron que al ser una pequeña brecha de mejora de donde ya están a lo que quieren alcanzar, veían que el “objetivo de mejora” era fácil. Pero al analizar el Status quo, los participantes comenzaron a analizar las dificultades y contexto para llegar al objetivo de mantenimiento, y lo calificaron como que era mucho más difícil.

Cuando analizamos el objetivo de “status quo”, nuestra negatividad, algo demasiado humano, inicia un proceso donde comenzamos a generar razones por las cuales no llegaremos a mantenernos, o todo en lo que podemos fallar. En cambio cuando se establecen objetivos de mejora nuestra positividad comienza a actuar, de manera que siempre nos esforzamos por mejorar.

¿No es mejor acaso una mejora leve fácil de lograr que un Statuo Quo con mucha negatividad?

A la hora de plantearte los objetivos del 2019 piensa siempre en establecer una mejora, por más leve que sea, pero no permitas que el Statuos Quo tiña de negatividad a tu equipo.

 

Fuente: https://hbr.org/2018/11/why-you-should-stop-setting-easy-goals

Artículos relacionados

La inteligencia emocional nos define

La inteligencia emocional nos define

“Nuestros sentimientos nos definen  en forma más directa y completa que nada,  por ello cuando nos volvemos más genuinos  en la e [...]