Entrevista a María Teresa Bistué

Son muchos los títulos y reconocimientos que tiene María Teresa Bistué, actual rectora de ADEN Escuela de Negocios. Cuenta con un máster en Dirección de Empresas de la UCA y además, es miembro de organizaciones como la Academia de Ciencias Sociales de Mendoza, Conciencia y de la Organización Argentina de Mujeres Empresarias. Además, ha desarrollado profundos estudios sobre la mujer empresaria en Latinoamérica y es el tema de esta nota exclusiva con Jornada On Line.

¿Cómo ve el papel de la mujer en la empresa?

La mujer ha descubierto que le gusta este nuevo papel y que la motiva, que es capaz y puede desarrollarse. Hay una necesidad manifiesta de sentir una realización personal que trascienda los límites de la familia. Hay otros temas como los cambios de tecnología. Todos los inventos que reducen las tareas domésticas le permiten a la mujer dedicar esos tiempos a otras cosas, como su desarrollo profesional o laboral. Hoy toda la tecnología le facilita a la mujer poder conciliar este mundo que aparentemente está divorciado de la casa y del trabajo.

Maria-teresa-bistue-1
María Teresa Bistué – Rectora ADEN International Business School

¿Y en Latinoamérica?

Ahí la mujer tiene una desventaja importante. Hay una ley no escrita en las empresas donde a los niveles directivos, rara vez llegan las mujeres. La presencia en la alta dirección en América Latina no llega al 4 por ciento. Es cierto, a igual tarea hay una remuneración menor para la mujer. Hasta en el cine es raro que la mujer gane más que el hombre. Esto ha provocado las leyes del cupo donde se exige un espacio para las mujeres.

En Estados Unidos y en Europa exigen que las empresas que participan en bolsa cumplan con un determinado porcentaje de mujeres. Esas leyes no siempre se respetan. Pero desde las estructuras externas hay ciertas limitaciones propias de las tradiciones androgénicas y masculinas que estuvieron ligadas a las empresas.

¿Qué le parece esa ley de cupo?

Personalmente no me gusta la ley de cupo, pienso que tiene que llegar por su capacidad y por su desempeño o por mostrar resultados. También hay que ser objetivos, a raíz de la ley cupo hay más presencia femenina. Pero faltan muchos años por delante. Uno de los últimos estudios dice que recién en 2040 un tercio de los puestos de alta dirección, van a estar ocupados por muje-res. Lentamente está cambiando.

¿Cómo se presentan las nuevas generaciones?

Los hombres quieren ser partícipes activos en la vida de sus hijos y están descubriendo la maravilla que es acompañar su crianza. Están buscando un equilibrio entre la vida laboral y familiar. Antiguamente el hombre se pasaba 12 horas en la oficina, hoy las generaciones nuevas quieren tener espacio para su vida social y amigos, hay una responsabilidad asumida hacia el interior del hogar que pasa a ser compartida. La mujer quiere salir al mundo exterior y sentirse activa. Hay un reacomodamiento de roles. Ambos buscan cosas distintas y tiempo tranquilo para disfrutar de sus hijos.

¿Cómo ve el futuro en este aspecto?

Veo un mundo mucho más integrativo y pluralista donde la diversidad es lo que manda. De género, de cultura, de religión. La sociedad necesita personas con vocación, con amor por lo que hacen, con cariño por la tarea. La mujer, a lo mejor, es mucho más abarcativa en educación, en salud y sociales. Con los nuevos roles vamos a tender a familias y sociedades más felices y más armónicas. Hablo de complementariedad, el universo está todo integrado. En las empresas va a costar más porque hay mandatos preestablecidos. Pero la sociedad está cambiando y hay nuevos paradigmas.

 

Nota: entrevista realizada por Entorno Económico

Artículos relacionados