Metodologías ágiles: ¿Qué son y cuáles son las más utilizadas?

Metodologías ágiles: ¿Qué son y cuáles son las más utilizadas?

Las empresas que han decidido apostar por una cultura organizacional basada en la transformación digital, implementan metodologías ágiles con el objetivo de optimizar costos y tiempo.

La fórmula indicada para proyectos flexibles. Las metodologías ágiles permiten cambiar las prioridades de cada fase del proyecto, según los objetivos y necesidades del cliente, y está orientada a obtener resultados tangibles desde el principio.

¿Qué son las metodologías ágiles?

Cuando hablamos de metodologías ágiles no debemos limitarnos a pensar en una simple herramienta, sino en una estrategia integral que impulsa a las organizaciones a gestionar los proyectos con rapidez y flexibilidad.

La realidad es que el mercado cada día exige mayor flexibilidad ante un panorama incierto y cambiante, y las empresas deben responder con urgencia esta demanda.

“El 48% de los proyectos no se terminan dentro del tiempo planificado” – PMI

La metodología Agile ayuda en el desarrollo de proyectos que necesitan rapidez y flexibilidad para adecuarse a las necesidades del cliente. Siempre enfocada a mejorar resultados.

A diferencia de la forma tradicional de gestionar los proyectos, las metodologías ágiles no necesitan definir al inicio de los proyectos la totalidad del alcance.

En efecto, definimos a las metodologías ágiles como una innovadora forma de trabajar y organizarse que “fragmenta” los proyectos en partes capaces de adaptarse sobre la marcha, complementarse y resolverse en poco tiempo.

Es decir, no se planifica ni se diseña el proyecto por adelantado, sino que a medida que se desarrolla se va definiendo el proyecto, gracias a un feedback constante.


¿Debes comenzar a gestionar un proyecto? Comienza tu Especialización Online en Dirección de Proyectos

Otra característica muy particular es que se trabaja por períodos de tiempo durante el cual cada miembro del equipo debe ejecutar una serie de tareas. 

Luego de ejecutar dichas tareas, se entregan los avances, se reciben devoluciones y comienza nuevamente el proceso, permitiendo implementar los cambios necesarios.

¿Cuándo nació el concepto “Agile”?

En el año 2001, debido a que las metodologías tradicionales no respondían a las necesidades del momento, se reunieron los principales directivos de las empresas de desarrollo de software para dialogar sobre la necesidad de crear nuevas herramientas.

Es en ese momento donde nacen oficialmente las metodologías ágiles y decimos oficialmente, porque tenemos un hecho predecesor en 1950 cuando se utilizó un método repetitivo e incremental para el desarrollo de software del cohete X-15

Además, un hito que marcaría un antes y un después, fue en 1985 con la presentación de SCRUM por Ken Schwaber.

Los 12 principios del Manifiesto Agile

Sus creadores dispusieron de 12 principios para definir la filosofía de las metodologías ágiles.

  1. Nuestra mayor prioridad es satisfacer al cliente mediante la entrega temprana y continua de software con valor.
  2. Aceptamos que los requisitos cambien, incluso en etapas tardías del desarrollo. Los procesos Ágiles aprovechan el cambio para proporcionar ventaja competitiva al cliente.
  3. Entregamos software funcional frecuentemente, entre dos semanas y dos meses, con preferencia al periodo de tiempo más corto posible.
  4. Los responsables de negocio y los desarrolladores trabajamos juntos de forma cotidiana durante todo el proyecto.
  5. Los proyectos se desarrollan en torno a individuos motivados. Hay que darles el entorno y el apoyo que necesitan, y confiarles la ejecución del trabajo.
  6.   El método más eficiente y efectivo de comunicar información al equipo de desarrollo y entre sus miembros es       la conversación cara a cara.
  7. El software funcionando es la medida principal de progreso.
  8. Los procesos Ágiles promueven el desarrollo sostenible. Los promotores, desarrolladores y usuarios debemos ser capaces de mantener un ritmo constante de forma indefinida.
  9. La atención continua a la excelencia técnica y al buen diseño mejora la Agilidad.
  10. La simplicidad, o el arte de maximizar la cantidad de trabajo no realizado, es esencial.
  11. Las mejores arquitecturas, requisitos y diseños emergen de equipos auto-organizados.
  12. A intervalos regulares el equipo reflexiona sobre cómo ser más efectivo para a continuación ajustar y perfeccionar su comportamiento en consecuencia.

Descubre qué es y qué no es un proyecto de la mano del especialista Juan Francisco Esquembre en el Webinar: Gestión de proyectos para desafíos globales

¿Qué ventajas tienen las metodologías ágiles?

En primer lugar es importante entender que las metodologías ágiles nacen para privilegiar la interacción en los procesos y facilitar la colaboración con el cliente ante la necesidad de cambios durante el armado del proyecto.

Entregas rápidas y continuas

Uno de los aspectos más importantes de las metodologías ágiles es que  tienen como principal característica realizar entregas rápidas y continuas de software funcionando. 

Concibe al proyecto en partes homogéneas

La capacidad de “dividir” al proyecto en partes capaces de adaptarse sobre la marcha, complementarse y resolverse en poco tiempo, ayuda a que si hay que realizar cualquier modificación, sólo se hacen cambios en la parte implicada y en poco tiempo.

Promueven el trabajo colaborativo

Además de los beneficios en los procesos, también brinda fomenta el trabajo multidisciplinario, la autonomía y transparencia.

Como todas las partes persiguen un objetivo en común y trabajan con fluidez y flexibilidad, permite que los equipos obtengan resultados más efectivos.

Predice resultados y minimiza los riesgos

Gracias a las revisiones continuas y la adaptación al cambio, permite obtener una mirada predictiva sobre el resultado y esto por descarte minimiza los riesgos de cometer errores inmodificables.

El cliente es un miembro más del equipo

Claro está que gracias a un vínculo fluido con los clientes y una trabajo multidisciplinario, se consiguen resultados realmente satisfactorios lo que el cliente se convierte en un miembro más del equipo, causando proyectos eficientes y por lo tanto una gran experiencia de los clientes.

Las metodologías ágiles más utilizadas

Si bien existen diversas metodologías ágiles como Agile Inception o Design Sprint, incluso muchas empresas deciden combinarlas, estas son las más utilizadas:

Scrum

Su gran característica es que esta metodología se lleva adelante en “Sprints”, es decir, procesos de trabajo que deben ser lo más cortos posibles. Al finalizar cada sprint, el equipo debe entregar una versión mejorada del proyecto para que sea analizada por el Owner y los demás interesados, los cuales darán una devolución, para luego iniciar con el proceso de mejora.

Otro aspecto muy característico de esta metodología es que propone una forma de trabajar donde se presentan diversos roles, tales como:

  • Scrum Master: facilita la aplicación del método de trabajo y gestiona cualquier cambio necesario.
  • Product Owner: representa a los stakeholders (clientes u otras figuras interesadas en que el proyecto salga correctamente)
  • Stakeholder: Es el cliente, el cual debe definir los requerimientos y proporcionar el feedback.
  • Team: las personas que ejecutan o producen el producto.

Kanban 

Existen plataformas online que traducen muy bien esta metodología, tales como: Monday o Trello y que te ayudarán a entender su particularidad.

Kanban es una palabra japonesa que traducida al español significa “tarjeta visual”. Esta metodología propone una comunicación en tiempo real, controlando el trabajo a través de una línea de producción, en la cual se crean tres columnas: pendientes, en proceso y terminadas. 

Esto permite clasificar las tareas y visualizar fácilmente el avance de las mismas.

Extreme Programming o XP

El punto clave que debes comprender de esta metodología es que fue creada para responder a ambientes muy cambiantes donde se necesita una retroalimentación permanente. 

Busca poner más énfasis en la adaptabilidad de un proyecto que en su previsibilidad, ya que asegura que así se conseguirá el resultado esperado.

En consecuencia, quienes participan en esta metodología entienden que los cambios son inevitables y, de hecho, más beneficiosos que un crecimiento estático.


¿Qué metodología crees que sería la adecuada para tu organización? ¿Estás preparado para los cambios que se avecinan?

Hoy puedes convertirte en un experto de las metodologías ágiles, comienza tu Máster Online en Dirección de Proyectos.

 

Artículos relacionados

El mundo cambió, las ventas también

El mundo cambió, las ventas también

¿Cuáles son las motivaciones de un cliente y cuáles es su camino emocional? ¿Cómo generar confianza en nuestros prospectos desde un ini [...]