modelo-observador

Modelo del observador: como te ves te tratas

Nuestras ideas preconcebidas definen nuestros resultados. Nuestros fracasos no se deben a nuestras acciones, sino a nuestros pensamientos. Averigua cómo establecer un cambio profundo. Cambia ya tu Modelo del Observador.

Encuentro tantas frases hechas por esta sociedad, que a veces me asustan. “Eres lo que comes”, “Dime con quién andas y te diré quién eres”, “De tal palo, tal astilla”, “Lo que fácil llega, fácil se va”. Pero estas frases, ¿son reales, o detrás de eso hay muchas ideas preconcebidas? El saber popular parece ser a veces una carga o un estigma para muchos. Pero lo más peligroso de todo es que esto ayuda a formar nuestro pensamiento sobre nosotros mismos.

El modelo del observador es una relación entre nuestras creencias, acciones y nuestros resultados. Es un matiz que se mete en nuestros ojos y codifica todo lo que hacemos, y los resultados que obtenemos. Basta escuchar la cantidad de historias famosas sobre “cómo le dijeron que no podía, y lo pudo hacer”. ¿Es una característica de todos los seres humanos? La Lógica japonesa dice: Si alguien puede hacerlo, significa que yo también puedo hacerlo. Si nadie puede hacerlo, significa que debo ser el primero en hacerlo.

Entonces estos pensamientos preconcebidos, que establecen un modelo del observador ¿habla de solo una persona? Ese es otro pensamiento que tenemos impuesto: el observador puede ser un grupo de personas, un equipo de trabajo, una empresa o un país. Entonces este modelo de pensamiento se transforma en algo muy peligroso. Basta pensar que toda una empresa piense que no puede llegar a un objetivo para no alcanzarlo jamás, y que la organización desaparezca.

¿Hay solución?

 

Modelo del observador: construyendo nuestra visión
La visión que tenemos sobre nosotros y el mundo es una construcción. Nunca lo olvides.

¿Usas lentes? Cambia tus lentes por los de un compañero de trabajo, y dime qué ves. Debemos cambiar nuestros lentes. Debemos primero identificar el modelo mental que tenemos, aquel modelo mental o modo de observar la realidad que nos es dañino. A partir de ese momento aumentar nuestro rango de percepción. Ponlo en una dimensión más grande.

Dos soluciones: una circular, y otra liberadora

La primera opción que encontramos cuando nos topamos con un desafío y un modelo mental a superar es el de expandir nuestra capacidad de acción, en vez de expandir nuestro modo de observar. Es enseñarle nuevos trucos al mono, y no que el mono cambie su Modelo del Observador. Es probable que obtengas algún resultado interesante aquí, pero tarde o temprano caerás en las mismas ideas, y el problema seguirá. ¿Un ejemplo? Tu CEO te ha dicho que debes mejorar tu liderazgo, y tomás una especialización en Soft Skills, en la cual aprendiste muchas técnicas. Luego al aplicarlas en tu empresa sientes que no dan resultados y te muestras inseguro. Seguramente con tus lentes, o con tu forma de ver las cosas no veas los cambios.

¿Cuál es la segunda opción? Es transformar nuestra manera de entender o de visualizar la situación. Cambiar nuestro Modelo del Observador. Y allí, hacer un modificación sobre nuestras acciones tomando en cuenta tu especialización en Soft Skills que has tomado. ¿Tan simple y tan difícil verdad? El problema radica en que muchas veces no damos con todas nuestras ideas preconcebidas. Por ello debemos cambiar como observadores y a partir de allí mirar de otra manera, y no atacar cada idea preconcebida.

Cuidado con la lengua con la que aprendes

Nuestra manera de interpretar el mundo está dada por el lenguaje y las emociones. ¿Conoces la palabra alemana Schadenfreude? Esta palabra no tiene traducción al español. Ni a cualquier otro idioma. Significa “Sentimiento de gozo que se produce al observar el sufrimiento ajeno”. Nuestro idioma, o lo que aprendemos a través del idioma codifica nuestra manera de pensar y ver el mundo.

¿Y los sentimientos? Podríamos decir: ahora pensaré bonito, y así cambiaré mis emociones. ¿Es tan fácil? Nos han enseñado Matemática, Finanzas, Dirección de Empresas, Marketing, Proyectos. Pero no hay una sola cátedra en la educación media que se llame “Emociones 1”. Solo aprendiendo a conocernos es cómo cambiaremos nuestros prismas mentales.

¿Cómo cambio mi Modelo del Observador?

Es momento de aprender de cero. Debes aprender a cómo aprender.

  1. Identificar y reinterpretar nuestras creencias nocivas
  2. Distingue acciones, aceptarlas y acciona desde diferentes estados de ánimo. Verás cómo analizar una situación desde diferentes estados de ánimo hará que cambies tu manera de ver las cosas en cada ocasión.
  3. Incorpora datos adicionales que te permitan cambiar la mirada. Traspola las ideas a otros universos, y compara sus magnitudes. Como dijo Albert Einstein “Los problemas no pueden ser resueltos en el mismo nivel de pensamiento en el que surgieron”

Parece fácil, pero es como andar en bicicleta: si lo dejas de hacer por un tiempo no te olvidarás, pero puede que te caigas y te raspes las rodillas un poco si dejas de hacerlo.

Artículos relacionados

Xennials, la generación perdida

Xennials, la generación perdida

Los Millennials se los ubicaba entre 1980 y 1993. Sin embargo existe una generación olvidada: Los Xennials (1977 – 1983). Una generac [...]