Ser chico puede ser una oportunidad para los grandes

Existen obvias ventajas en ser una empresa grande.

En general asociadas con los recursos, ya sean económicos o humanos, tecnológicos o de capacidad negociadora. Ahora, en un contexto de gran turbulencia las Pymes pueden tener su oportunidad. Si evaluamos los sucesos competitivos, ante el contexto cambiante, muchas empresas chicas, ya han estado yendo al gimnasio!

En muchas Pymes, la capacidad de cambiar el rumbo o ajustarlo, de acuerdo de donde sople el viento, les permite, aún con escasos recursos ajustar rápidamente sus estrategias orientadas a crear valor.

Como contraparte, grandes empresas, con posiciones competitivas dominantes, y mercados cautivos, y posiciones cuasi monopólicas tienen menos flexibilidad y son menos capaces de adaptarse a un cambio rápido. Por decirlo de alguna forma, juntaron grasa en el abdomen.

Por eso, en el momento en que veas una empresa chica cambiar, tal vez sea un buen momento para repensar, ágilmente, nuestro enfoque al cliente.

Artículos relacionados

¿Innovación o adaptación?

¿Innovación o adaptación?

Innovación pareciera la palabra clave en los momentos de pandemia. Es el momento de realizar todo aquello que teníamos como importante, pe [...]