Saltar al contenido

¿Por qué Pericles?

Pericles: voz y visión de un líder que edificó un sistema político y cultural que marcó el destino de Occidente.

La palabra gloria tiene su origen en el proto-indoeuropeo y significaba “grito, voz”. Gloria es extender nuestras cuerdas vocales al mundo, es abrir espacios, es cultivar mentes. Gloria es depositar la mirada en el futuro con esperanza.

Pericles fue un líder bisagra para construir la cosmovisión cultural de Occidente. De espíritu conciliador, estudioso, gestor, estratega y protector. Su años de trabajo influyeron transversalmente la historia de Atenas, su nombre fue símbolo de una era de prosperidad, de oro: el siglo V a.C. en Grecia, es el siglo de oro, el siglo de Pericles.

¿Qué obras, qué miradas, qué voces construyó y elevó durante su liderazgo político en Atenas? Ante todo, Pericles entendió la importancia de la fusión entre política, cultura y justicia. Su mirada lúcida y y su voz impetuosa convirtieron a Atenas en el más pujante Estado democrático, intelectual y mercantil del mundo antiguo. Promovió la construcción de templos, fue mecenas de escultores, arquitectos, dramaturgos, construyó una trama urbana que contempló no solo el mundo del trabajo, sino también el espacio del descanso en jardines públicos. Su visión era integradora, su comunidad vivía un esplendor económico y cultural.

La escuela de negocios ADEN es una institución que enaltece los espíritus y las mentes de hombres y mujeres que buscan transformar realidades. ADEN conoce que ese camino es demandante, pero igualmente victorioso.

¿El sueño de Pericles es, acaso, el mismo que el nuestro? Soñar en ADEN es imaginar un futuro próspero para América Latina. Soñar es proyectar con nuestra voz y nuestra visión, en ecosistemas de trabajo y perspectivas integradoras para formar a los Directivos y Gerentes del futuro.

Pericles, en griego, significa “alrededor de la gloria”. Su nombre y su espíritu aletean en nuestra institución. Nos inspiran y guían sus valores para construir una sociedad plena, en la cual los ciudadanos sean artífices de las vidas que anhelan, en donde la justicia no sea una quimera, en donde las voces puedan elevarse expresando sus sueños.

¿Cómo sabemos cuando estamos frente a un rostro noble, íntegro y valiente? El sueño de ADEN es que cada egresado guarde en su semblante la mirada de Pericles y, atento a su entorno, alce su voz en pos del bien común.